Más artículos

Llegó el día más temido: el Banco Central aprueba hoy las regulaciones para las fintechs

Llegó el día más temido: el Banco Central aprueba hoy las regulaciones para las fintechs
El directorio del Banco Central se reunirá hoy para poner una serie de límites a las financieras digitales. Las medidas que evalúa el organismo
Por Juan Bergelín y Alejandro D'Agostino
09.01.2020 11.38hs Economía Digital

Tal como adelantó iProUP, los funcionarios del Banco Central están ultimando detalles para lanzar una batería de medidas que promete revolucionar el mundo de las fintech.

Así, a menos de cumplir un mes en su cargo, Miguel Ángel Pesce, presidente de la autoridad monetaria, saldrá a "nivelar la cancha" entre los bancos y sus competidores digitales, algo que hace varios años venían reclamando los banqueros.

En concreto, el plan del organismo tiene dos focos:

- Por un lado, apunta a restringir operaciones usadas por algunas las empresas para eludir el pago del Impuesto sobre los Créditos y Débitos en Cuenta Corriente (impuesto al cheque), lo que no sólo tiene impacto sobre la recaudación fiscal, sino que pone a las entidades en desventaja frente a las fintech

- Por otro, con el objetivo de cuidar a los ahorristas, limitará las transacciones que las financieras digitales efectúan con el dinero de sus clientes, a espalda de ellos.

"La idea siempre es igualar a las fintech en cuanto a la competencia con los bancos. No queremos inclinar la cancha ni a favor ni en contra de nadie", revelan a este medio desde el organismo monetario.

En ese sentido, según pudo saber iProUP, este jueves, en su habitual reunión de Directorio, el Banco Central planea aprobar las siguientes medidas:

1- Prohibir la transferencia de dinero desde la CVU (Cuenta Virtual Uniforme) de una persona jurídica a otra CVU. Sólo podrán girarlo a una cuenta bancaria.

"Los fondos de la empresa tienen que ir de una cuenta virtual a una cuenta corriente de la empresa en un banco. Puede recibir dinero por el cobro en Mercado Libre, pero no podrá girarlo a otra CVU", explica una alta fuente del BCRA.

Esta limitación no afectará a las personas físicas, quienes podrán seguir realizando transferencia de CVU a CVU, como lo hacen ahora.

2- El dinero que está en las billeteras virtuales deberá estar depositado en una cuenta corriente bancaria.

Así, el objetivo del BCRA es garantizarse que el saldo que sus clientes tengan en un monedero virtual sea líquido y no se utilice por las fintech para obtener ganancias propias.

"Algunas hacen plazos fijos o hasta invierten en fondos comunes el dinero de sus clientes, obteniendo una buena rentabilidad con fondos que no son propios", aseguran desde el Central.

Esto no afectará a los Fondos Comunes de Inversión que ofrecen empresas como Ualá o Mercado Pago, ya que en estos casos las personas aceptan invertir en esos instrumentos para obtener una renta.

"El tema es lo que hacen a espalda de los usuarios, con plata que en teoría debería estar parada", ejemplifican en Reconquista 266.

3- Delimitar qué es lo que pueden hacer las fintech para que su operatoria no sea considerada intermediación financiera.

Acá, la idea es definir los negocios a desarrollar por estas empresas sin que se considere que están dando préstamos con fondos de los depósitos.

Esto es determinante para establecer si quedarán bajo la órbita de control del BCRA. Hoy, el organismo monetario regula la operatoria vinculada a los medios de pago pero no les impone exigencias tales como capital mínimo, encajes o hasta otorgar la autorización para que operen, algo que sí ocurre con los bancos.

4- Incrementar los controles para detectar posibles casos de intermediación financiera encubierta.

Esto, más que una medida concreta, es una decisión política orientada a redoblar los controles a la operatoria de las fintech.

En caso de comprobar que una financiera digital está dando préstamos con sus depósitos y no con fondos propios, como dicen hacer, la decisión de Pesce es muy clara: iniciará sumarios, reclamará multas millonarias y hasta evalúa recurrir a las inhabilitaciones para que sigan operarando.

Estas son algunas de las medidas que buscará aprobar el Directorio, que también tiene en carpeta otras regulaciones. "Hay otras cuestiones que aún tenemos que terminar de ver. Si llegamos, también se aprobarán este jueves", sostiene una alta fuente del BCRA.

El Central hace lo que no hizo la AFIP

Al bloquear las transferencias de CVU de una empresa a otro CVU, el Central encontró el modo para evitar que empresas eludan el pago del impuesto al cheque, algo que cada vez era más frecuente entre las que vendían sus productos por plataformas como Mercado Libre.

A mitad del año pasado, la AFIP había adelantado que modificaría el Decreto 485 de 2017, para ampliar el alcance del Impuesto sobre los Créditos y Débitos en Cuenta Corriente a todas las operaciones por cuentas virtuales que incluyan a personas jurídicas. Esta enmienda no requería del paso por el Congreso, ya que no es un cambio en la alícuota o la creación de un nuevo impuesto.

"La idea es equiparar a todas las tecnologías en el mismo nivel impositivo. Buscamos equidad. Que los emprendimientos chicos no tengan retenciones, para que siga siendo rentable cobrar por sistema electrónico cuando resulte mejor", dijo el 30 de junio Leandro Cuccioli, por entonces titular del ente recaudador.

"Pero si es una empresa grande y cobra con débito o alguna billetera virtual, en lo impositivo debería ser lo mismo que cualquier otro medio de pago bancario", aclaraba.

La iniciativa de Cuccioli también apuntaba obligar a aquellas firmas que facturan por encima de un determinado monto a que practicar retenciones de Ganancias y de IVA cuando las ventas se hayan realizado a través de billeteras virtuales.

Si bien la AFIP nunca llegó a modificar el mencionado decreto para aplicar impuesto al cheque por las operaciones hechas desde la CVU de empresas, sí designó a las billeteras virtuales como agentes de retención, algo que iba a comenzar en octubre y que finalmente entró en vigencia en diciembre.

Con esta medida que el jueves pretende aprobar el Central, los movimientos que las empresas hagan a través de sus CVU pagarán el impuesto al cheque, ya que para hacer uso de esos fondos deberán girar el dinero a una cuenta bancaria.

En 2019, el Estado registró ingresos por $349.559 millones con el Impuesto sobre los Créditos y Débitos en Cuenta Corriente, lo que representó el 7% de todo lo recaudado.

"Esa norma tiene nombre y apellido: Mercado Libre", explica el titular de una entidad digital que integra la Cámara Argentina de Fintech. En concreto, afectará a las compañías que transaccionen por la plataforma de Marcos Galperín y, de manera indirecta, a ese negocio.

"Las empresas van a abonar el 1,2% de impuestos, como lo hace cualquier firma que opera con bancos. Habrá que ver si terminan trasladando ese costo a sus clientes o lo absorben, pero seguro les impactará", agrega el ejecutivo.

¿Qué dicen las fintechs?

"No es posible que nos enteremos por los medios antes que por ustedes", fue la queja que en el Banco Central escucharon de las fintech luego de que iProUP informara en exclusiva que el organismo monetario lanzará una  serie de medidas para regular al sector.

"Nosotros tenemos una reunión agendada con el Banco Central, que se realizará en los próximos días. Sabemos que están analizando medidas, porque lo hemos visto en los medios. Pero creemos que no debe haber decisiones hasta que no hablemos", afirma a iProUP Juan Pablo Bruzzo, presidente de la Cámara Argentina Fintech.

Sin decirlo, el directivo mantiene aún la esperanza de que no ocurra lo mismo que con el campo cuando el Gobierno aumentó las retenciones a las exportaciones agrícolas a espaldas de los ruralistas.

Los principales ejecutivos fintech del país lamentan que el Banco Central no haya consultado con la industria la posibilidad de cualquier regulación, aunque mantienen la cautela hasta que las medidas sean anunciadas oficialmente.

La administración de Mauricio Macri había avanzado en limar las asimetrías entre las fintech y los bancos. De hecho, la AFIP había dado un primer paso 10 días antes del cambio de gobierno, obligando a las billeteras virtuales a ser agentes de retención de IVA y Ganancias. Eran esperables nuevas medidas, algunas comenzadas hace varios meses, pero contaban con que iban a ser consultadas.

Por ello, la última noticia fue interpretada como un desaire por muchas empresas del sector, que esperaban algún previo luego de haber mantenido conversaciones con el Frente de Todos durante la campaña y hasta un primer encuentro informal con representantes del Gobierno junto a otras empresas tecnológicas.

"Muchos temas los compartimos, pero hay que trabajar en los detalles. Hay actividades que son ambiguas, por eso desde la cámara apostamos a llegar a 'puertos seguros', para explicitarlas y aclararlas", remarca Bruzzo.

Según el directivo, la industria está "de acuerdo con que deben beneficiarse los medios de pago, el aumento de la base imponible y la simetría con el sistema bancario". Pero dispara: "Cada vez que hacés doble clic en esos temas, requiere conversaciones".

Por su parte, el ejecutivo local de una fintech multinacional, que exigió mantener su nombre en reserva, también lamenta que el BCRA se haya "cortado sólo", sin una instancia de diálogo con las fintech.

"Hasta hace algunas décadas, el banquero central de cualquier país era la persona más experta del mercado. Hoy, con una industria tan cambiante, ya no ocurre", subraya, sin ocultar su enojo por lo que considera una "puñalada por la espalda" del Gobierno, pero también "un paso en falso".

Según su análisis, "que hoy no se aproveche el aprendizaje de la Mesa de Innovación, que consistió en sentarse con la industria, plantear un problema y ver qué recomendaban los líderes del sector, es un delirio".

El punto en el que coinciden todos

Los mayores controles para detectar si las fintech incurren o no en intermediación financiera es la medida que genera menos críticas dentro del paquete que elabora el BCRA y publicó en exclusiva iProUP.

"Siempre dijimos que cuando una empresa toma depósitos y los presta sin ser un banco, está violando la ley", indica Bruzzo, quien además es CEO de la empresa de créditos Moni.

En este punto, Ignacio E. Carballo, director del Programa en Fintech & Digital Banking de la UCA, coincide y cree "fundamental" que se avance en esto, pues "esta fue la duda más relevante que quedó sin resolver íntegramente en la gestión de Macri".

"Desde mi postura, hay que buscar una nueva definición de Intermediación Financiera: hay muchas zonas grises en las nuevas empresas de tecnologías financieras que captan fondos y dan préstamos", remarca.

No obstante, remarca que "esto recién se está debatiendo en los foros internacionales, no hay consenso global y por ello tal vez sea apresurado para la Argentina redefinirla", pero "es correcto que al menos se apliquen controles bajo el concepto tradicional".

Carballo también considera positivo el mayor control para las empresas que "sin informarle al cliente, ponen los ahorros en un fondo de inversión, que es una zona gris, en la que se podría decir que no hay intermediación".

Desde Ualá remarcan a iProUP que ese no sería un problema para su operatoria. "El usuario cuenta con dos saldos en la aplicación: sin invertir y disponible para realizar operaciones y el invertido en el Fondo Común de Inversión".

Otra vez, la medida parece estar hecha a la medida del unicornio: en su billetera, tanto el dinero para gastar como el invertido forman parte de un único saldo.

"Si el regulador entendiera, se podría sentar a charlar con Mercado Libre en particular, como ya ha pasado en otros lugares del mundo con jugadores grandes", señala a iProUP un importante ejecutivo del sector en cuyo currículum figura más de una fintech.

Mientras tanto, la industria se prepara para tener esa primera reunión formal con la plana mayor del Banco Central. Esperan evitar que se aprueben normativas que le quiten el pie del acelerador y así mantener su crecimiento, que fue de 70% en cantidad de nuevas empresas el año pasado.

La idea será barajar y dar de nuevo. Según Bruzzo, "lo primero será presentarnos como cámara y hablar de los puntos más importantes. Es fundamental para cualquier regulador conocer a jugadores y modelos de negocios nuevos, y dialogar sobre las regulaciones necesarias".

Te puede interesar