Más artículos

No emite CO2

Mercedes-Benz lanza el primer y único vehículo con tecnología híbrida enchufable

Mercedes-Benz mira al futuro: así funciona su primer modelo híbrido impulsado con electricidad e hidrógeno
El auto funciona con electricidad o hidrógeno ya que obtiene su energía tanto por la pila de combustible como a través de la batería eléctrica
16.11.2018 11.32hs Innovación

Mercedes-Benz entrega las primeras unidades del único vehículo del mundo con pila de combustible y tecnología híbrida enchufable.

Se trata del GLC F-CELL 1, único en el mundo, que combina una pila de combustible y una batería eléctrica que pueden ser cargada conectándola a la red.

Es un híbrido enchufable que, además de con electricidad, también puede funcionar con hidrógeno. El SUV es un vehículo completamente eléctrico adecuado para el uso diario sin emitir CO2 al circular.

La interacción entre la batería y la pila de combustible, una gran autonomía y un tiempo corto de repostaje hacen que el GLC F CELL sea un vehículo práctico en el día a día. Dos tanques de fibra de carbono en el suelo del vehículo almacenan 4,4 kg de hidrógeno.

Con un consumo de hidrógeno alrededor de 1 kg/100 km, el GLC F-CELL puede llegar a los 430 kilómetros propulsado por hidrógeno1 en el ciclo NEDC; en modo híbrido también es capaz de llegar a los 51 km1 con una batería completamente cargada. Asimismo, una potencia de 155 kW asegura una alta dinámica de conducción.

 

Entre los primeros clientes del mercado alemán están varios ministerios nacionales y regionales, la Organización Nacional del Hidrógeno, H2 Mobility y el Deutsche Bahn (compañía ferroviaria alemana).

Se llevarán a cabo otras entregas este año, incluyendo compañías como Air Liquide, Shell, Linde AG, además de los ayuntamientos de Stuttgart y Hamburgo. Otras empresas, así como clientes privados en Alemania, también podrán recibir el GLC F-CELL desde la primavera de 2019 a través de Mercedes-Benz Rent.

Características principales

HYBRID: el vehículo consigue energía de ambas fuentes. Los picos de potencia son gestionados por la batería. Mientras, la pila de combustible funciona en el rango óptimo de eficiencia.

F-CELL: el estado de carga de la batería de alto voltaje es constante gracias a la energía de la pila de combustible. Sólo se consume hidrógeno. Este modo es ideal para una conducción estable durante largas distancias.

BATTERY: el GLC F-CELL funciona solo con electricidad y está propulsado por la batería de alto voltaje. No hace uso del sistema de pila de combustible. Este modo es ideal para distancias cortas.

CHARGE: el sistema prioriza la carga de la batería de alto voltaje. Como ejemplo, para contar con la máxima autonomía posible justo antes de repostar hidrógeno o para crear reservas de energía.

En todos los modos de conducción el sistema presenta una función de recuperación de energía, que hace posible cargar la batería en las frenadas o en las bajadas.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain