Dejó Argentina y se mudó a España con su hijo, un gamer profesional: juntos fundaron una empresa de eSports

Dejó Argentina y se mudó a España con su hijo, un gamer profesional: juntos fundaron una empresa de eSports
Figueroa Reyes decidió acompañar a su hijo en su pasión por los juegos electrónicos sin saber que eso se convertiría en una empresa con gran potencial
Por iProUP
31.08.2021 07.32hs Innovación

"Yo me fui de Argentina en octubre de 2018, volví a buscar un par de cosas y me asenté definitivamente en febrero de 2019 con Mariana, mi pareja hace años, sus hijos que estaban en Barcelona", cuenta Rodrigo Figueroa Reyes a iProfesional. "Gerónimo mi hijo, fruto de la relación con mi anterior esposa, se vino conmigo y estamos en Madrid".

El publicista hace tiempo que tenía ganas de tener una mirada más internacional. "Había abierto la agencia FiRe en ocho países, siete en Latinoamérica, y me estaba viniendo a abrir FiRe en España. Después hubo una asociación que lanzamos en enero de 2018 con Foote, Cone & Belding (FCB), la multinacional publicitaria y una de las firmas más reconocidas a nivel mundial, que dio vida a los que hoy es FCB&FiRe. "Elegí el destino porque la oficina que estaba libre era en Madrid y porque tengo el licenciamiento, no me compraron, de la marca FCB en mercado hispano, toda Latinoamérica y España, salvo Brasil y México", detalla.

"La agencia sigue viva, está funcionando bárbaro en todos los países por suerte. A los integrantes del equipo histórico que me acompañó en la agencia en los 18 años que tiene de vida, empecé a ponerlos en puestos claves para que ocupen mi rol y lentamente hacer una transición para lanzar en 2019 y abruptamente en 2020 FiReSport, un spin off de la agencia", cuenta. 

Los primeros pasos en el exterior para Figueroa Reyes, al lanzar FCB&FiRe, implicaron unirlo con la región latinoamericana, "unir España con Latam, que haya como una única agencia con cobertura geográfica y tener un discurso de agencia disruptiva", expresa. "De hecho, tenemos cosas interesantes. Este último año hicimos el caso de Ibai, el lanzamiento de la Play 5 para Play y para Netflix con la agencia", señala.

Figueroa Reyes decidió acompañar a su hijo en su pasión por los juegos electrónicos

La incursión en un nuevo mundo

Como consecuencia de un momento de la publicidad enrarecido, Rodrigo había comenzado a poner la atención al mundo de los deportes electrónicos y acompañar a su hijo en su carrera como jugador profesional. "A mi hijo Gerónimo con 9 años, hoy tiene 21, Hydr4 es su nombre profesional, lo empecé a acompañar como papá, miento si te digo que mi pasión era los esports, nunca jugué a nada, salvo jueguitos tipo Atari o cuando iba a Sacoa, cero, ninguna conexión. Era su pasión y no se la quise cortar".

Gerónimo fue creciendo y metiéndose en juegos profesionales: Counter Strike, League of Legends, Imperium AO y finalmente en Fortnite. "Tiene una habilidad extraordinaria, que es una maldición también, que lo hablamos mucho con él, es muy bueno en todo, pero no termina focalizando en ser bueno en una sola cosa. Y eso derivó en lo que hoy es él, un gran mentor de muchos de los chicos que están creciendo, es coach de la mayoría de los grandes jugadores en varias disciplinas, tiene una relación muy cercana con k1nG, que es el chiquito que ganó un millón de dólares en Fortnite. Gero hoy es un creador de contenidos, un streamer y un jugador, ni siquiera frustrado porque te lo comentan todos sus colegas que es bueno en todo, lo que es algo raro".

Así se fue dando la incursión de Figueroa Reyes padre en el mundo de los esports. "Nos complementamos muy bien, donde él sabe mucho de una cosa y yo sé mucho de otra, entre los dos sabemos bastante del todo. Soy muy focalizado entonces también lo ayudo a él a que deje de saber tanto de todo y mucho de algo. Eso para mí es importante. Esas son las cosas que uno le enseña a los hijos sin querer enseñárselas, ellos aprenden mirando, como yo fui aprendiendo de él sin que me lo enseñara todo el tema de su pasión".

"FiResports surgió porque en su momento me dijo ‘tenés que comprar un equipo’. Hicimos eso en Argentina en 2019. Compramos un equipo que se llamaba Sinisters y hoy se llama Wygers. En ese momento todo era de una anti-profesionalización total y Gero me planteó: ‘Estos chicos son muy buenos, estaría bueno que si tenés la posibilidad económica de bancarlos y con tus contactos, sponsors, darles el marco para que estos pibes se profesionalicen’", narra Rodrigo.

"Hoy sigo en contacto con Mario y Valentín que son los creadores de Sinisters. Cuando salí del equipo se lo cedí a Wygers que es un equipo español y les dejé a los chicos enganchados para que puedan cobrar desde afuera en euros, por PayPal. Fue una escuela espectacular porque vi desde adentro cómo es la dinámica de los jugadores, los contratos, un montón de cosas, pero me di cuenta de que no quería estar metido en eso y mi hijo tampoco", agrega. 

Ahí surgió, entre ambos, padre e hijo, la idea de crear una empresa, una organización. "¿Cuál es la diferencia?", explica el publicista. "Un equipo es un equipo, como si fuera un equipo de fútbol con jugadores, técnicos, entrenamientos, torneos. Una organización es como ser la Conmebol, la UEFA, la FIFA, sos el organizador de ligas, generas el arco de un montón de otras cosas"

Y eso crearon, FiResports hoy cuenta con la FiRe League, que se transformó en la liga de Counter Strike más importante de todo el continente; la AgroLeague, que es una liga de campo; y acaban de lanzar UPPERCUT que es la liga de Fighting Games. Además, sigue, "montamos el gaming center en Buenos Aires que es una locura. Transformamos un edificio de 600mts en un centro de alto rendimiento con arena para competir, transmitimos las ligas desde dos estudios, tiene salas de streaming, tiene un arena para juegos mobile y un arena para juegos de consola tipo FIFA y Fighting. Lanzamos un medio que se llama Latin Power que es una revista mensual, y hay cuatro o cinco cosas que se están viniendo como un gaming center que vamos a terminar en octubre en Madrid con unos socios catalanes".

Según dice Figueroa Reyes, "esta nueva vida repercute en lo familiar como me repercutió la publicidad en su momento. Yo no trabajo, está metido con mi vida, yo disfruto. Mi gran motor es producir, generar, que las cosas sucedan. Eso traté de transmitirlo a Gerónimo".

El publicista hace tiempo que tenía ganas de tener una mirada más internacional y ahora hace negocios en España

Arrancar en otro país

"Todo el mundo cree que España es la locura, que es genial, y en España hay tanta burocracia como en Argentina", dice el entrevistado. "La diferencia es que estas en Europa y las cosas funcionan porque hay seguridad jurídica, el internet no se corta, la luz tampoco, la tecnología es un bien normal, tenes 5G en todos lados y la gente es amable. Pero se maneja un nivel de burocracia que a veces me exaspera y el ritmo es bastante diferente a la Argentina".

Después de dos años y medio de estar en España, Rodrigo no es la misma persona aunque quiera, "sigo siendo el mismo argentino de siempre con mis costumbres, pero hay cosas, por ejemplo, ya no corro por cosas que antes corría. La Argentina tiene esa cosa de hacerlo ya y después quedas colgado dos o tres meses, y era todo para ayer. Acá decís "pará, déjame que lo piense". A lo mejor me tomo dos o tres días y cuando lo mando, lo mando bien o le digo que no lo voy a hacer porque lo pensé. Eso te lo da la cultura europea, no te achanchas, sino que te enseñan a pensar que el correr para llegar rápido a ninguna parte, no sirve".

"Argentina es el ejemplo de la mayor cantidad de talento desperdiciado y expulsado", sigue. "España, en ese sentido, no te digo que aplaude, pero ayuda. Uno de los beneficios, tal vez el más tangible y menos emocional para un emprendedor: en plena crisis, aparte de todos los beneficios que da el Estado europeo, tiene esta cosa de ‘Hola, soy el Banco, tu compañía aplica para tener una línea de crédito disponible de un millón de euros a devolver a siete años al 1.8%’. Ya con eso te contesté todo. En Argentina los Bancos te llaman para matarte a trompadas con tasas del 40%. Las barreras en España son la lentitud que lo hace europeo, pero también la lentitud que lo hace burocrático. Igualmente es menor comparado con el resto".

Hasta el momento el balance del publicista es muy positivo "porque estoy trabajando para tener cada vez más cultura internacional europea de pensamiento", sostiene. "Ahora estoy extendiendo vínculos con los países escandinavos, sobre todo con Dinamarca, una cuna de los esports muy grande".

¿Qué implica emigrar? "Dejar atrás las cosas que tenías", dice. "La nostalgia es uno de los peores problemas que tiene el argentino. Cuando decís ¿qué sacrificaste? Sacrifico a parte de mi familia y amigos, que no los tenes acá. Viste que la tecnología ayuda porque aunque no estés, estás. Cuando se normalice todo voy a estar viajando por lo menos cuatro veces por año a Argentina por los intereses que tengo ahí. ¿Qué gané? Calidad de vida, indiscutiblemente, y pensamiento europeo que lo repito cada dos segundos porque para mí es muy importante".

"Voy a volver constantemente y veré si vuelvo en algún momento o no. No tengo tanta nostalgia. Creo que, si uno vuelve de a ratos, nunca se está yendo, estás viviendo en otro lugar que te da otro tipo de contención. ¿Qué tendría que pasar para que eso suceda? Creo que van a pasar unos años porque en este momento no puedo volver por una cuestión conceptual, no puedo soportar sentarme hoy a estar en un país inflacionario, un país que tiene 14 dólares", sentencia. "Y para que eso cambie se tiene que dar una revolución lo suficientemente grande para que el país se normalice. A lo que tiene que apuntar Argentina es a ser un país normal, no genial, normal, donde las cuatro o cinco cosas que se necesita que funcionen, funcionan. A partir de ahí, construir en base a 10 puntos donde todos nos pongamos de acuerdo. Ser un país normal. España es un país normal".

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído