Más artículos

Futuro del trabajo: por la pandemia se profundizaría la aplicación de una semana laboral más corta

Futuro del trabajo: por la pandemia se profundizaría la aplicación de una semana laboral más corta
Ante el uso más extendido de modalidades de trabajo remoto, las empresas observan que trabajar más horas en la oficina no asegura mayor productividad
Por iProUP
28.03.2020 09.05hs Innovación

A medida que la crisis del coronavirus obliga a más empresas a participar en un experimento masivo de trabajo remoto, plantea preguntas sobre cómo podría cambiar el mercado laboral cuando pase la crisis de salud, y si las organizaciones pueden estar más abiertas a formas alternativas de operar en el futuro, incluyendo no solo permitir que los empleados trabajen desde casa sino también habilitando cambios en los horarios o una semana laboral más acotada en días.

"Las empresas que no permitían el trabajo remoto no necesariamente lo hacían por una falta de confianza en las personas, sino por una falta de confianza en el proceso", dice Amy Balliett, CEO de Killer Visual Strategies, una firma de servicios creativos, que implementó desde hace tres años una semana laboral de cuatro días, que incluye la posibilidad del trabajo remoto.

"Están tan acostumbrados a un proceso de trabajo tradicional muy específico que les preocupa lo que sucede cuando ese proceso cambia. Creo que lo que estamos a punto de ver, cuando todas las empresas que estaban apegadas a una tradición que ahora están obligadas a cambiar, es que habrá un nuevo nivel de confianza y una nueva disposición a considerar alternativas a la tradicional de ir todos los días a la oficina de nueve a cinco", explica el ejecutivo de Killer Visual.

Sin impacto

Las empresas que han adoptado semanas de trabajo de cuatro días han encontrado, en repetidas ocasiones, que la productividad no disminuye incluso cuando las personas trabajan menos horas.

Perpetual Guardian, una compañía que administra fideicomisos legales con sede en Nueva Zelanda, probó por primera vez una semana laboral de cuatro días después de ver una investigación que sugería que los empleados solo eran realmente productivos durante aproximadamente tres horas al día. Al darles a los trabajadores un día libre cada semana, el CEO esperaba que los empleados podrían estar más concentrados en sus trabajos cuando estaban en la oficina. La idea funcionó.

Investigadores de dos universidades de Nueva Zelanda descubrieron que después del primer ensayo, los empleados estaban más contentos con sus trabajos y la productividad de la compañía no había disminuido. La empresa finalmente terminó implementando la política en forma permanente.

Cuando Microsoft probó una semana laboral más corta en su oficina en Japón, convirtiendo cada viernes en un feriado pago para los 2300 trabajadores de la oficina en agosto pasado, descubrió que la productividad aumentó en alrededor del 40%. La compañía pidió a los empleados que chatearan en línea para evitar reuniones y limitaran cualquier reunión física a media hora y no más de cinco empleados.

Diferentes modelos

Otras compañías han adoptado algunas variables de semana más corta. Una empresa sueca, por ejemplo, todavía tiene una semana laboral de cinco días, pero limita cada día a seis horas de trabajo.

La compañía lo ve como una forma de mejorar el equilibrio entre la vida laboral y personal, ya que los empleados ahora pueden hacer las compras más fácilmente después del trabajo y pasar tiempo con sus familias cada día. La compañía dice que no ha visto disminuir la productividad.

Es una prueba más de lo obvio: venir a una oficina y estar presente durante ocho horas, o más, no significa que alguien esté trabajando efectivamente todo ese tiempo, y muchas de las partes estándar de la vida de la oficina, incluidas las reuniones, son innecesario o podría ser reemplazado por un chat de cinco minutos en Slack.

Método de supervivencia

A medida que las cuarentenas de coronavirus en los distintos países obligan a más personas con trabajos de oficina a hacerlo desde casa, especialmente a la gerencia y los ejecutivos, parte de esta nueva realidad puede volverse más clara.

Para los empleados sin hijos, estar en casa y lejos de las distracciones de los compañeros de trabajo puede permitir una mejor concentración, por lo que es más fácil terminar la misma cantidad de trabajo más rápidamente. Para aquellos con niños cuyas escuelas han cerrado, el desafío del teletrabajo es enorme, pero también podría demostrar que las semanas de 40 horas (o de 50 o 60 horas) en la oficina no son necesarias.

Para diferentes compañías, algunas variaciones en la programación tienen más sentido que otras. Killer Visual Strategies, por ejemplo, factura por hora como empresa de diseño y necesitaba mantener a los empleados en un horario de 40 horas, pero decidió cambiar a cuatro días de 10 horas.

Balliett dice que en el pasado, sus empleados venían enérgicos los lunes, pero su productividad disminuía durante la semana; ahora, con tres días libres, pueden hacer más trabajo, sin que se resienta la calidad de su actividad. Algunos empleados de la empresa de diseño tienen lunes libres y otros los viernes, por lo que los clientes siempre pueden comunicarse con alguien.

Durante la crisis actual, algunos empleados ahora también se turnan para cubrir a un trabajador que necesita pasar temporalmente a trabajar media jornada para atender a un niño pequeño que normalmente tendrían que estar en la guardería o en el jardín de infantes.

A medida que aumenta el daño económico provocado por la pandemia, una semana laboral de cuatro días podría ayudar a algunas empresas a sobrevivir, dice Andrew Barnes, CEO de Perpetual Guardian. "Muchas empresas están considerando o implementando horas reducidas y reduciendo los salarios también", dice.

"La metodología de la prueba semanal de cuatro días es tener un enfoque seguro y renovado en la productividad. El proceso elimina gran parte de la actividad improductiva al tiempo que refuerza la confianza entre empleadores y empleados. Las empresas que hacen esto tendrán una mejor oportunidad de sobrevivir a esta crisis temporal y mantener el empleo para su gente cuando todo haya pasado", sostiene el número de Perpetual Guardian.

Largo plazo

Aún así, algunas empresas pueden no estar dispuestas a romper con el esquema tradicional de jornadas de ocho horas y cinco días de trabajo a la semana.

"Estamos a punto de ver un impacto económico negativo en todos los ámbitos, en mi opinión", dice Balliett. "Creo que esas compañías estarán muy felices de volver a los negocios como siempre. Y creo que a medida que intentan dar sentido al impacto económico, podrían culpar a la falta de productividad de trabajar desde casa".

Pero Barnes cree que este período de trabajo remoto conducirá a cambios a más largo plazo. "La crisis del coronavirus, que impone el uso del trabajo remoto y las formas de participación, demostrará a muchas empresas que se puede confiar en los empleados para brindar productividad sin estar en el lugar de trabajo", dice. "Este es un elemento esencial para pensar en trabajar con un horario reducido una vez que este problema ha desaparecido", indicó La Nación.

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído