Más artículos

Grandes cadena versus pequeños comercios: cómo afecta el delivery al negocios de comida

Grandes cadena versus pequeños comercios: cómo afecta el delivery al negocios de comida
Desde anunciada la cuarentena, no es posible ir a salir a comer afuera, y sólo vale el delivery: pero cómo afecta esto a los pequeños negocios barriales
21.03.2020 18.49hs Innovación

El gobierno ha permitido que los restaurantes sigan abiertos para hacer envíos de comida a domicilio, lo que se traduce en pedidos a través de sus propios repartidores o plataformas como Glovo, JustEat, Uber Eats o Deliveroo. El consumo en el propio establecimiento queda anulado.

En pocas palabras, a la hora de comer quedan dos opciones: o cocinar en casa o pedir que te traigan la comida a la puerta. ¿Cuál es la situación para los restaurantes que se acogen al delivery? ¿Han aumentado los pedidos durante estos días o, por el contrario, el cierre de bares y restaurantes ha provocado una caída de los mismos?

Los restaurantes independientes, en desventaja

Los grandes franquicias han tomado diferentes medidas. McDonald's, Burger King, TGB, Pans & Company, Ginos o Domino's Pizza (que es del Grupo Zena Alsea e incluye a VIPS o Starbucks) han suspendido su actividad. Otras, como Telepizza o KFC, sí están despachando pedidos.

Para varios todo sigue todo igual, los pedidos han bajado algo, sobre todo los fines de semana, pero entre semana todo se mantiene bastante similar en cuanto a carga de trabajo y volumen de comandas, sobre todo porque hay que alimentar a los niños con beca de comedor, también eso suma como extra.

Quién dijo que hace falta fútbol para tirar de telepi. "Además, al final del día cogemos todos los productos que van a caducar pronto y se los repartimos a policías y personal sanitario de forma gratuita".

Este panorama tranquilizador no se replica fuera de las grandes franquicias. Para los restaurantes independientes, acogerse a los envíos es más complicado, puesto que no tienen la difusión, la capacidad publicitaria o la infraestructura que sí pueden tener las grandes cadenas. Basta con echar un vistazo a las aplicaciones de comida a domicilio para ver que una gran cantidad de restaurantes no franquiciados están cerrados.

"El negocio ha caído en torno a un 80%"

Una incertidumbre angustiosa ha envuelto, como una nebulosa, a uno de los sectores más prolíficos del España,por ejemplo. Entre bares y restaurantes se mueven más de 83.000 millones de euros al año, pero empiezan a surgir los motivos para pensar que 2020 va a ser un año aciago.

"De momento es pronto, no hay datos aún, pero sí intuición y estimaciones en base a lo que se va comentando", dice José Domingo Hidalgo, fundador de la consultora gastronómica Eating-Hoteling Company. "Los pedidos son bajos, y hay incapacidad para mantener a todos los empleados. La gente prefiere aprovisionarse para el confinamiento, como han hecho estos últimos días, y cocinar lo que han comprado".

Este experto, que trabaja con multitud de establecimientos y cadenas de hostelería y restauración, explica que "solo hay una minoría que no se ve afectada al estar protegida por convenios y acuerdos, pero son casos particulares, no del sector. Esta crisis va a ser devastadora para la hostelería". Cifra en un 80% la caída promedio de los negocios de este sector, aunque insiste en que aún no se puede precisar demasiado y que estos datos pueden ser cambiantes con el transcurso del tiempo.

Las consecuencias tempranas de este patrón pueden traducirse en pérdidas, despidos y cierres de negocios, pero según Hidalgo, hay otra posible consecuencia que solo será medible en el largo plazo: la pérdida de la confianza y el hábito del consumo hostelero. "Es posible que posteriormente la gastronomía se vea de forma distinta. No será inmediato que vayamos a consumir de nuevo con normalidad, va a haber un tiempo, un proceso, en el que tardaremos en volver a nuestros hábitos de consumo", indicó Xataka.

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.