Más artículos
Los CEO y CFO dan su veredicto: qué opinan sobre las medidas fiscales y laborales del Gobierno

Los CEO y CFO dan su veredicto: qué opinan sobre las medidas fiscales y laborales del Gobierno

Los CEO y CFO dan su veredicto: qué opinan sobre las medidas fiscales y laborales del Gobierno
Los ejecutivos de empresas argentinas revelan cuál es la situación del empleo, la productividad y cómo impacta el programa oficial ATP
Por María del Huerto Balza*
27.05.2020 15.40hs Empleo 4.0

Desde el 20 de marzo, cuando se dispuso el aislamiento obligatorio para la mayoría de los sectores económicos de nuestro país, han transcurrido más de 65 días y aún se desconoce a partir de cuándo estarán en condiciones de operar con los cuidados que impone el COVID-19. En ese contexto, el Poder Ejecutivo ha implementado una serie de medidas tendientes a reducir el impacto negativo que las definiciones sanitarias pudieran provocar sobre el empleo

Así, dispuso reducir o postergar el pago de las contribuciones al Sistema Integrado Previsional Argentino en actividades afectadas y otorgar una asignación compensatoria al salario que consistió en una suma abonada por el Estado para ciertos trabajadores en relación de dependencia del sector privado.

En materia fiscal, se han prorrogado aproximadamente 15 días los vencimientos anuales para las empresas cuyo cierres operaron el 31 de diciembre y se ha dispuesto de una serie de medidas tendientes a que los contribuyentes pudieran acceder a planes de facilidades de pago con una financiación de muy corto plazo que no se percibe como una medida que contribuya a paliar la crisis económica-financiera en la que se encuentra inmersa nuestro país.

Dado ese escenario, desde BDO se ha lanzado una encuesta a más de 1.000 CEOs y CFOs para conocer desde su perspectiva cuál ha sido el impacto de las medidas laborales y fiscales en el contexto COVID-19 lanzadas por el Gobierno.

La encuesta abarcó la mayoría de los sectores económicos de nuetro país, con la siguiente composición: industrial (31%), comercial (30%), servicios profesionales (37%), servicios financieros (2%).

De dicho universo, el 40% posee una nómina de hasta 100 empleados, mientras que del 60% restante, más de la mitad posee más de 250 trabajadores en la nómina.

Respecto de los empleados que del universo se encuentran activos (ya sea realizando tareas presenciales, por tratarse de sectores críticos, o mediante algún mecanismo de trabajo remoto) se observa entre los encuestados que sólo el 40% de los trabajadores se encuentran prestando servicios, el 60% restante se trata de empleados que por las tareas que desempeñaban han discontinuado íntegramente su prestación, pese que la compañía debe continuar afrontando el 100% del costo laboral.

A su vez y previo a la generalización de las limitaciones establecidas por el Estado para gozar de los beneficios vinculados al pago del salario complementario, el 58% de las compañías encuestadas dicen haber aplicado para gozar de los beneficios establecidos por el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)

Sin embargo, sólo el 30% de las Empresas dicen haber obtenido el beneficio del del salario complementario. Diversas son las razones que permiten explicar tan bajo porcentaje, aunque en términos generales se destaca que el monto de la facturación del período no ha sido una variable apta para poner de manifiesto la declinación abrupta de su actividad, circunstancia ésta que marca un real descontento con las definiciones adoptadas por Comité de Evaluación y Monitoreo del programa ATP.

Encuesta a ejecutivos: sólo el 30% de las empresas accedieron a beneficios del programa ATP.
Encuesta a ejecutivos: sólo el 30% de las empresas dice haber obtenido el beneficio del programa ATP.

Situación financiera

Respecto de la situación financiera más de un 60% de las compañías que han participado, observan con preocupación su situación financiera y sostienen que la misma es altamente delicada.

De continuar el aislamiento obligatorio, advierten que no podrán afrontar íntegramente el pago de los salarios y por lo tanto deberán tomar medidas tendientes a reducir un porcentaje entre medio a significativo de los pagos de sueldos a realizar en el futuro.

El porcentaje de insatisfacción se eleva sensiblemente cuando se les consulta si consideran que las medidas adoptadas por el Estado son suficientes para acompañarlos en la crisis económica que se genera como consecuencia del aislamiento obligatorio, pues el 80% de los encuestados consideran que las mismas NO son suficientes.

Porcentajes similares se observan, cuando se les pregunta particularmente por las medidas de carácter fiscal adoptadas por el Estado Nacional y los Estados Provinciales, tales como: postergación de vencimientos, reducción de anticipos, reducción de alícuotas aplicables, suspensión temporal de los regímenes de recaudación, planes de facilidades de pago, etc. 

Respecto de las medidas a nivel nacional, aquellos que sostienen que se encuentran nada satisfecho o algo satisfecho se ubican en el 83% de los encuestados, mientras que a nivel provincial ese porcentaje trepa al 95%.

Entre las medidas que se esperaban era la postergación de vencimientos considerando plazos superiores a 90 días o la definición de planes de facilidades de pago con un plazo de gracia y con una financiación no menor a 12 meses, lo cual en la práctica ha sido inexistente.

Adicionalmente, un porcentaje cercano al 80% de los que han participado sostiene que sería muy saludable que los fiscos suspendan los regímenes de recaudación anticipada (retenciones y/o percepciones).

Pese a ello, el 64% de los participantes no han dejado de ingresar las obligaciones tributarias cuyos vencimientos se produjeron por estos tiempos, aunque de continuar con el aislamiento obligatorio más del 65% de los entrevistados sostienen que deberán tomar decisiones difíciles respecto del cumplimiento voluntario de sus obligaciones fiscales.

Por último, el 98% de los CEOs y/o CFs que participaron de la encuesta organizada por BDO sostuvieron que en tiempos de COVID-19 los distintos fiscos debieran admitir con cierta flexibilidad el instituto de la compensación para cancelar obligaciones fiscales, suspendiendo momentáneamente las limitaciones que se deben observar en cuanto al origen o destino de los saldos a aplicar.

María del Huerto Balza es Directora de Outsourcing y Alberto Mastandrea, Socio de Impuestos y Legales de BDO en Argentina.

Empleo 4.0 en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído