Análisis: ¿deben las redes DeFi también ser reguladas como las criptomonedas?

Análisis: ¿deben las redes DeFi también ser reguladas como las criptomonedas?
Las redes blockchain descentralizadas, sin intermediarios y sin fronteras suponen un reto para los reguladores, pero son el  futuro de las finanzas
Por iProUP
26.09.2021 07.01hs Economía Digital

Es un mundo nuevo: un sistema financiero sin intermediarios, al que cualquiera puede acceder las 24 horas del día con solo un teléfono  móvil y un monedero. Como me dijo Julien Bouteloup: "En DeFi, lo que estamos construyendo es una tecnología totalmente  descentralizada, totalmente transparente, dirigida por las matemáticas. Nadie puede superar eso".

También dijo que: "Nos basamos en trabajos de investigación, 40 años de investigación, investigación fundamental, matemáticas  discretas que se construyen y se ponen on-chain y que nadie puede superar. No se puede superar eso. GitHub no existía en los años 90.  En primer lugar, el hecho de que vayamos a la velocidad de la luz, es porque todo es de código abierto, y todo el mundo puede  participar".

Un informe de Novum Insights afirmaba en agosto que, desde 2020, el mercado DeFi ha crecido 40 veces, siendo para ese momento el valor  total bloqueado en DeFi de unos 61.000 millones de dólares (mientras que el TVL actual se sitúa en unos 165.000 millones de dólares).  La capitalización de Stablecoins, una parte importante de DeFi, llegó en el primer semestre de 2021 hasta los 112.000 millones de  dólares.

Se están obteniendo ganancias masivas pero, al mismo tiempo, los inversores DeFi también están perdiendo dinero porque DeFi no está  regulado, moderado, alojado o validado por una autoridad central, no tiene intermediarios, solo se impulsa por contratos inteligentes.  Por lo tanto, si un contrato inteligente falla o es atacado, los consumidores no tienen compensación. Loretta Joseph, experta en  regulación de activos digitales a nivel mundial, me dijo "Los reguladores protegen a los consumidores y a los inversores. En DeFi, no  hay intermediarios que regular, así que es totalmente P2P. La cuestión es cómo se regulará en el futuro. Algunos serán estafados.  Cuando la gente es estafada, lo primero que hace es quejarse ante el regulador".

De hecho, desde 2019, los protocolos DeFi han perdido unos 285 millones de dólares por hackeos y otros ataques de exploits. Y como  afirmaron los expertos, la mayoría de los hackeos se debieron a la incompetencia de los desarrolladores y a errores de codificación.  Eso es significativo cuando el sector depende totalmente del código.

Los retos de la regulación

Hester Peirce, de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, dijo en una entrevista con Forkast.News sobre DeFi en febrero: "Va  a ser un reto para nosotros porque en su mayoría, la forma en que regulamos es a través de intermediarios, y cuando realmente  construyes algo que está descentralizado, no hay intermediarios. Es estupendo para la resistencia de un sistema. Pero es mucho más  difícil para nosotros cuando tratamos de entrar para averiguar cómo regularlo".

Las preocupaciones de los reguladores suelen girar en torno a la volatilidad de los mercados de criptomonedas en contraste con la  moneda fiat respaldada por el gobierno, el riesgo de blanqueo de dinero y financiación del terrorismo, la naturaleza no regulada del  mercado y la ausencia de recursos para las pérdidas financieras. Los tokens no fungibles están en auge, generando entusiasmo,  confusión, preguntas legales y ganancias masivas. Los mercados de NFT también están atrayendo grandes transacciones de criptomonedas,  lo que probablemente molestará a los reguladores, que pueden ver los grandes movimientos de dinero en NFT como lavado de dinero. A  nivel macro, la descentralización del sistema financiero y la capacidad de gestionar la estabilidad económica y proteger los intereses  de los consumidores suponen un nuevo reto para los reguladores.

Las organizaciones autónomas descentralizadas (DAO, por sus siglas en inglés) de DeFi son populares como medio para transferir  criptomonedas a través de diferentes blockchains. Esto da soporte a los préstamos de criptomonedas y la agricultura de rendimiento.  Las DAO, según estimaciones conservadoras, superan los 543 millones de dólares. En una DAO, el gobierno de la tecnología de la  información y el gobierno corporativo son lo mismo. La organización está gobernada y operada por contratos inteligentes, que son  supervisados y ejecutados por algoritmos. El código gobierna y ejecuta a la vez. Si los algoritmos fallan, ¿quién es el responsable?

En un artículo conjunto, titulado "Regulating Blockchain, DLT and Smart Contracts: a technology regulator's perspective", un grupo de  investigadores esboza algunos puntos clave a tener en cuenta: (1) la importancia de identificar los puntos centrales a los que se  puede aplicar la regulación, como los mineros, los desarrolladores principales de software, los usuarios finales. Incluso plantean la  posibilidad de que los actores gubernamentales o reguladores sean participantes potenciales; (2) cuestiones de identificación de la  responsabilidad: ¿podrían los desarrolladores principales de software ser responsabilizados?; (3) los desafíos con la inmutabilidad y  la falta de capacidad de actualización de los contratos inteligentes; y (4) la necesidad de garantía de calidad y procesos de  auditoría tecnológica.

Se espera que los exchanges y los proveedores de monederos sean el centro de atención de los reguladores. Los exchanges  descentralizados permiten a los usuarios hacer trading directamente desde sus monederos de manera P2P sin intermediarios. El Grupo de  Acción Financiera Internacional (GAFI), organismo mundial de vigilancia del blanqueo de capitales, tiene a los exchanges en el punto  de mira. Christopher Harding, director de cumplimiento de Civic, señaló que el GAFI propuso directrices que sugieren que las DApps  tendrán que cumplir con las leyes específicas de cada país que aplican los requisitos del GAFI, la lucha contra el blanqueo de  capitales y la financiación del terrorismo.

Una reciente revisión de 16 plataformas de exchange líderes realizada por la London School of Economics and Political Science  descubrió que solo cuatro estaban sujetas a un nivel significativo de regulación relacionada con el trading, por lo que existe una  clara brecha. Para cotizar en cualquiera de los principales exchanges se requiere que el proyecto haya superado una auditoría, pero la  seguridad significativa no termina ahí. Toby Lewis, director general de Novum Insights, lo señaló: "Además, hay que recordar que los  contratos inteligentes pueden ser atacados. Incluso si se auditan, eso no es garantía de que estén libres de exploits. Haz tu propia  investigación antes de empezar".

En un entorno de código abierto en el que los proyectos se desarrollan a una tasa media de crecimiento compuesto del 20% anual,  encontrar el momento justo para regular, en el que se proteja a las personas del riesgo pero no se limite la innovación, es un  problema clásico a resolver. Algunos gobiernos han abordado la consecución de este equilibrio mediante el uso de directorios para la  regulación (Reino Unido, Bermudas, India, Corea del Sur, Mauricio, Australia, Papúa Nueva Guinea y Singapur), mientras que otros han  ido directamente a legislar (San Marino, Bermudas, Malta, Liechtenstein).

Lejos de resistirse a la regulación, las principales figuras de DeFi la aceptan como parte del crecimiento del sector. En una  entrevista con Cointelegraph, Stani Kulechov, fundador de la plataforma de préstamos DeFi Aave, sugiere que la revisión entre pares  será el futuro: "Los auditores no están aquí para garantizar la seguridad de un protocolo, simplemente ayudan a detectar algo de lo  que el propio equipo no era consciente. Al final se trata de la revisión entre pares y tenemos que encontrar como comunidad incentivos  para potenciar a más expertos en seguridad en este espacio." En el mismo artículo, Emeliano Bonassi habló de ReviewsDAO, un foro de  revisión entre pares para conectar a expertos en seguridad con proyectos que buscan revisiones. Bonassi ve potencial para que esto se  convierta en una oportunidad de aprendizaje en la que personas con conocimientos especializados puedan contribuir a mejorar la  seguridad del ecosistema.

Tan Tran, director general de Vemanti Group, sugirió: "De cara al futuro, veo una adopción acelerada de plataformas con productos y  servicios financieros sin permiso que pueden ser utilizados por cualquier persona en cualquier lugar, pero cada uno de ellos estará  regido por una parte regulada con un control centralizado para garantizar la responsabilidad y el cumplimiento. No se trata de detener  la innovación. Se trata más bien de disuadir a los malos actores de explotar a los consumidores poco sofisticados". Brendan Blumer,  director general de Block.one, ha dado su opinión experta sobre DeFi: "Los verdaderos ganadores de la economía digital  serán aquellos que piensen a largo plazo y se tomen el tiempo necesario para garantizar que sus productos cumplen con los requisitos  jurisdiccionales y de servicio profesional".

Ciertamente, parece que los exchanges y los desarrolladores de software podrían estar en el punto de mira de los reguladores.  Anticipamos que los reguladores buscarán formas de mejorar los procesos de garantía de calidad de la tecnología y la gobernanza de  DeFi, lo que solo puede hacerse junto con el sector. Mark Taylor subrayó que los reguladores deben seguir trabajando en colaboración  con los agentes del sector de las criptomonedas para proteger a los consumidores.

Julien Bouteluop explicó: "En realidad estamos construyendo, en DeFi, todo lo que tienen las finanzas tradicionales, pero más rápido,  más fuerte, más transparente y accesible para todos los que están aquí. Esto es realmente diferente. Significa que cualquier persona  del mundo puede acceder a la tecnología y no necesita pedir permiso a nadie. Creo que es necesario para impulsar la innovación y  construir un mundo mejor".

¿Quién, qué y cómo se regula en este mercado global 24/7 y sin fronteras? Se trata de un juego totalmente nuevo. Los reguladores y la  industria tendrán que trabajar de la mano.

Fuente: Cointelegraph