Más artículos

Estudio: por qué comprar por Internet puede ser peor para el ambiente que conducir hasta un local

Estudio: por qué comprar por Internet puede ser peor para el ambiente que conducir hasta un local
Investigadores estimaron que ir a tiendas físicas a menudo produce menos emisiones de gases de efecto invernadero. Las diferencias en cada caso
27.02.2020 18.15hs Economía Digital

La forma más ecológica de comprar es ir a un local en lugar de hacer compras en línea de compañías que no tienen presencia física, según reveló un nuevo informe de la Environmental Science & Technology, una revista científica publicada por la American Chemical Society.

En el estudio, los investigadores estimaron que ir a tiendas físicas para comprar artículos con frecuencia, como papel higiénico, champú y pasta de dientes, a menudo produce menos emisiones de gases de efecto invernadero que ordenar los productos de una empresa que solo vende a través de Internet.

La razón principal se debe a cómo las personas compran en línea: muchos compran artículos en línea con frecuencia, pero solo piden unos pocos artículos por compra.

"Cuando compran en una tienda, agregan estas compras en una sola compra a granel", señaló Sadegh Shahmohammadi, estudiante de doctorado en Ciencias Ambientales en la Universidad de Radboud en los Países Bajos. 

Las compras online frecuentes producen más desperdicio de envases, y los artículos en línea tienden a provenir de diferentes centros de distribución. Ambos factores resultan en mayores emisiones de gases de efecto invernadero por artículo, dijo Shahmohammadi.

Según indicó CNN, el equipo modeló su investigación sobre el movimiento de bienes desde la fábrica hasta el consumidor final.

Luego se enfocaron específicamente en la parte de la cadena de suministro minorista llamada entrega de "la última milla": la distancia entre un local y un cliente, o en el caso de compras en línea, la distancia entre el centro de distribución de los bienes al cliente .

Analizaron la huella de carbono de la "entrega de la última milla" para los tres tipos de canales de compras más frecuentes en el Reino Unido: tiendas físicas, "Brick & Click" o "ladrillo y clic" (cuando las personas hacen pedidos en línea y una tienda física les entrega los artículos) y "jugadores puros" (vendedores estrictamente en línea). 

En los tres modelos se incluyeron estimaciones de emisiones de gases de efecto invernadero a partir del número de productos comprados, el transporte, el almacenamiento, la entrega y las actividades de embalaje.

El análisis mostró que la huella total de gases de efecto invernadero por artículo comprado fue mayor en las tiendas físicas que en las compras de brick & click en el 63% de los eventos de compras, pero menor que la de los jugadores puros en el 81% de los eventos de compras en el Reino Unido. 

En Estados Unidos, también se estimó que las emisiones de gases de efecto invernadero de las compras en tiendas físicas eran más altas que las del canal brick & click, y más bajas que el canal de reproducción pura, en promedio.

"Este patrón es válido en países donde la mayoría de las personas manejan", dijo Shahmohammadi. "Realmente depende del país y el comportamiento del consumidor allí", concluyó.